Sumisa Online 1

En: Relatos eroticos En: Publicado por: Site Owner Comentario: 0 Golpear: 18

Una mujer casada de un barrio de la periferia se entrega a la pasión con un Amo online

Soy una mujer de 44 años que vive en una zona suburbana. Tengo un buen trabajo la ciudad. He estado casada durante dieciocho años tengo dos hijos uno de diecisiete y uno de quince años. Amo a mi familia y a mi marido, soy una Madre devota muy activa en la comunidad.

También soy la esclava de un extraño que conocí en Internet.

El es un corredor de bolsa de 33 años que me chantajeó y me obligó a ser su esclava sexual. El pie una cuadra de diez esclavas en todas ellas han sido capturadas utilizando el mismo chantaje. Sucedió hace dos años.

Mi amo no sabe que estoy escribiendo esta historia, si se enterase me castigaría. Lo hago para prevenir a otras mujeres casadas de caer en esta misma trampa.

Todo empezó cuando estaba navegando en Internet un día mientras los niños estaban el colegio si yo estaba en casa un poco enferma. Entre en una página web donde la gente puede crear sus propios blogs y publicar fotografías de manera anónima. Como podéis suponer casi todo era porno. Estaba un poco cachonda, lo cual no era normal en esos días así que me decidí a explorar.

Entre en una página orientada a mujeres sexualmente humilladas. Las llamaban cerdas follables o simplemente guaras. Había fotos y videos en donde estas mujeres eran obligadas a todo tipo de perversiones sexuales y actividades degradantes, incluso tenían que beber orina.

Por supuesto cerré la página rápidamente y continué navegando por mis páginas habituales mirando ofertas en tiendas haciendo pedidos para mis hijos etc.

Pero me quedé pensando en lo que esas mujeres hacían. Y volví a la página.

Nunca me he considerado una mojigata sexualmente, pero algunas de las cosas que esas mujeres hacían no entraban en mi imaginación. Quién puede pensar en poner un embudo en la boca de una mujer para que un hombre orine en su boca.

Me di cuenta que muchas imágenes de diferentes mujeres estaban hechas en una posee similar, estaban desnudas con cadenas en el cuello de pie con sus piernas abiertas y con sus manos atadas tras sus cabezas. Sus coños siempre estaban afeitados miraban directamente a la cámara y sonreían. Sobre sus tetas en grandes letras rojas podía leerse la misma palabra

Cerda.

Estaba alucinada de que esas mujeres posarán de esa manera y publicaran su foto en la red enseñando su cara.

Me di cuenta de que estas mujeres no eran estrellas del porno. Estas fotos se había hecho en el mismo sitio y eran gente normal como yo amateurs no profesionales.

Me sorprendí que siguieran fans de la página y en vez de enviar un mail enviarán fotos enseñando sus caras.

Continúe viendo el sitio completamente alucinada. Me estaba poniendo cachonda, raramente me masturbaba hasta aquello, fui bajando mi mano hacia mi entrepierna, ahí estaba sentada delante de mi ordenador vestida solamente con mi camisón sola en la casa. Casi sin darme cuenta de lo que estaba haciendo, comencé a acariciar mi clítoris con mi mano izquierda mientras con la derecha continuaba navegando por la red.

Vi un video de una mujer meando su propia boca tumbada en el suelo con las piernas hacia arriba.

Vi otro vídeo de otra mujer lamiendo una corrida del culo de otra mujer.

En otro vídeo y como a una mujer mientras azotaban su coño depilado con un cinturón.

En ese momento me corrí.

Después de eso comencé a recorrer todos los blogs. Un blog me llevaba otro cada uno más depravado que el siguiente. Había docenas de blogs en el que su temática era la degradación sexual de la mujer no podía parar.

Comencé a masturbarme el trabajo en el baño, mirando esos blogs en mi teléfono. Lo hacía hasta cinco veces al día mi clítoris estaba irritado cada noche cuando me acostaba a dormir con mi marido.

Empecé a fantasear con hacer lo que veía en esos videos.

Tras unos cuantos vasos de vino, le sugerí a mi marido sí podría estar interesado en algún tipo de juego de rol, ya sabes atarme, darme unos azotes, ya sabes.

Desastre total. A él no le interesaba, me dijo que sí me amaba era incapaz de hacerme daño. Así que volví a la masturbación con mis blogs.

Me di cuenta que todos los blogs tenían un pequeño símbolo de un sobre, en el que si pulsabas con el ratón podías enviar un mensaje al propietario del blog. Un día pulse en uno para ver que pasaría. Resulta que tenias que crear una cuenta en el sitio web para poder enviar mensajes usando ese sistema. Cerré rápidamente la ventana, no quería dar ese paso aun.

Al día siguiente cree mi cuenta.

No subí ninguna foto claro, pero ahora podía comunicarme con otros usuarios.

Inevitablemente, inexorablemente, volví al blog original que encontré en primer lugar. La pagina de inicio contenía una breve descripción del blog. Recordé este porque fue el que pulso la tecla cuando lo leí por primera vez. El propietario del blog había escrito: “Siempre listo para entrenar nuevas guarras. Te enseñare a ser la cerda que eres realmente. Online o en persona, enviame un mensaje y exploraremos tus mas oscuras fantasías. Discreción garantizada.

Era un fin de semana y estaba sola en casa lo cual no es normal. Me sentía un poco cachonda lo que no era nada raro. Vi el icono del sobre. ¿Me atrevería a hacerlo?, podría enviarle un mensaje a un extraño y pedirle que me convirtiese en una cerda.

Aparentemente podía, por que es lo que precisamente hice.

“Hola, podría estar interesada en el entrenamiento online, pero estoy casada y no quiero que mi marido se entere” le escribí.

Fui muy especifica al decir que mi petición era “online”. No tenia intención de engañar a mi marido. Tras mandarlo la idea me pareció increíblemente aberrante.

No recibí respuesta rápidamente y me sentí como una idiota. El tío seria seguramente un adolescente con la cara llena de granos pajeándose en el sótano de su madre.

Aun así cada tarde revisaba mi bandeja de entrada casi cada minuto. Casi había olvidado el tema cuando vi que tenia un mensaje. Mi mano temblaba literalmente cuando iba a pulsar sobre el pequeño icono del sobre.

“Hola cielo. Por supuesto que te acepto para entrenarte. Me encanta entrenar perras casada, y no te preocupes, tu maridito nunca lo sabrá, te lo garantizo personalmente”.

También me envío su ID para un servicio de chat gratis, así podríamos charlar online. Su nick era “Entrena_zorras”.

Mientras miraba la pantalla me di cuenta que mi clítoris estaba palpitante. Estaba pasando realmente. Me masturbe frenéticamente por encima de los panties, me corrí casi al instante, eso no me había pasado nunca.

Rápidamente me registre en el servicio de chat y cree una cuenta, elegí como nick “madurita_zorra”. Solo de teclear mi nombre de usuario me moje otra vez.

Teclee en la caja de chat “Entrena_zorras”, y escribí, “Hola, soy yo, me acabas de mandar un mensaje sobre entrenamiento de zorras”

Entrena_zorras: A si la guarra casada, como estas querida?

madurita_zorra: Bien, y tu?

Me sentí ridícula teniendo una conversación con un extraño que iba a entrenarme a ser una cerda sumisa.

Entrena_zorras: Muy bien querida, gracias. Y debes dirigirte a mi como Amo, es tu primera lección, debes llamarme Amo siempre.

madurita_zorra: Lo siento Amo, no lo sabia

Entrena_zorras: Sin problema querida. Segunda lección, tu no eres un ser humano, eres una Cerda sumisa, te referirás a ti misma como “esta cerda”, ¿Entendido?.

Mi coño estaba chorreando literalmente a medida que leía el mensaje, mire a mi entrepierna y una mancha oscura se apreciaba en mi falda. Esto nunca me había pasado, tendría que cambiarme antes de que los niños volvieran a casa.

madurita_zorra: Si mi Amo, esta cerda lo siente, discúlpeme Amo.

Entrena_zorras: No te preocupes, cerda, ¿estas sola?

madurita_zorra: Si Amo su cerda esta sola en casa.

Entrena_zorras: Seguro que te has estado masturbándote

Me puse colorada, completamente avergonzada, mas que nunca.

madurita_zorra: Si Amo, esta cerda se ha masturbado dos veces esta mañana.

Entrena_zorras: Una cerda sumisa solo puede masturbarse con permiso de su Amo, yo no te he dado permiso.

madurita_zorra: esta cerda lo siente Amo, Esta mañana no sabia que tenia Amo.

Entrena_zorras: Entonces admites que te has masturbado sin permiso.

madurita_zorra: Si Amo, esta cerda lo siente.

Entrena_zorras: Veinte azotes serán suficientes.

madurita_zorra: esta cerda no le entiende Amo.

Entrena_zorras: Veinte azotes en tu coño con una cuchara de madera.

Mire la pantalla incrédula. ¿Se pensaba que realmente iba a hacer eso?, casi me desconecto en ese momento. Quien se creía ese tipo que era. “Es tu Amo” me dijo una pequeña voz en mi mente. Hice una pausa, eso era cierto, le había pedido que me adiestrase, las cerdas sumisas se supone que deben obedecer a sus Amos, hasta yo sabia eso.

Increíblemente mientras pensaba eso mi excitación se incremento aun mas, nunca me habia azotado el coño, pero ahora había un fuego en mi interior que no podía controlar. Tras unos segundos mas me di cuenta que no había nada en este mundo que me apeteciese mas que azotar mi coño con una cuchara de madera para esta completo extraño.

Vi mis manos sobre el teclado, parecían que no estaban unidas a mi cuerpo.

madurita_zorra: Si Amo, esta cerda va a coger la cuchara.

Lo creáis o no hice justamente eso, salte de la silla y corrí a la cocina. Cuando volví a mi escritorio me baje los panties y los deje sobre el escritorio, estaban empapados.

madurita_zorra: Su cerda ya esta aquí Amo, tengo la cuchara y me he quitado los panties y me he abierto de piernas.

Entrena_zorras: Esplendido, aprendes rápido, zorra. Coloca los panties en tu boca, entonces puedes comenzar.

Mire mis panties sobre la mesa, la entrepierna estaba oscurecidas de mis jugos. En un momento me pareció lo mas normal del mundo chupar mis panties mientras azotaba mi coño. Solo espere un segundo, me los metí en la boca, el saber era salado pero no desagradable.

Me quite la blusa para exponer mis tetas y me subí la falda para evitar que siguiera manchándose con mis jugos que empezaban a resbalar por mis muslos como un torrente.

En ese momento me azote el coño, lo hice fuerte deliberadamente, espere bastante rato entre cada azote, no hice trampas por que no quería. Me sorprendí de que me gustase el dolor, era real, estaba ahí.

En muy poco tiempo mis veinte azotes estaban dados. mi vientre y pecho estaban cubiertos de una leve capa de sudor, mi vulva estaba ardiendo.

Nunca me había sentido tan viva.

madurita_zorra: Hecho Amo

Entrena_zorras: Buen trabajo guarra, ahora puedes empezar a suplicarme que te deje jugar con mi coño.

madurita_zorra: ¿Querrá decir mi coño Amo?

Entrena_zorras: No vaca estúpida, tu coño ahora me pertenece. Ya no es tuyo ¿lo entiendes?

madurita_zorra: Si Amo, lo siento Amo, esta cerda se disculpa por ser tan estúpida.

Entrena_zorras: Sin problema, ahora suplica.

Me llevo un minuto pensar.

madurita_zorra: Por favor Amo permita a esta cerda sin voluntad jugar con su coño. Estoy tan agradecida de que me haya aceptado entrenar a esta cerda inútil que querría celebrarlo masturbandome para su disfrute, por favor Amo.

Entrena_zorras: Bien hecho chocho, ahora puedes jugar pero no se te ocurra correrte sin permiso, avisame cuando te quede poco.

Puse dos dedos de mi mano izquierda en mi vagina y el pulgar sobre mi clítoris para rozarlo, descubrí que esa era la manera mas fácil para correrme, en menos de un minuto estaba casi a punto de correrme.

madurita_zorra: Estoy a punto mi Amo

Entrena_zorras: Eso esta bien cerda, correte para tu Amo, entonces seras miá, no olvides que eres mi cerda sumisa ahora, las cerdas hacen “oink” cuando se corren todo lo fuerte que pueden.

Las palabras se hundieron en mi mente, mi humillación era completa,

explote

hice “oink”

Estaba perdida

Chateábamos todos los días, algunas veces en casa otras en el trabajo. Hacia todo lo que me ordenaba sin cuestionarlo. Me volví adicta a ser humillada y degradada por el.

No podía llevar bragas, y siempre tenia que llevar falda o vestido, nunca pantalones. Rasure mi coño y compre un tapón anal y varios vibradores.

El me dijo que las cerdas no tienen tetas, tienen ubres. Me dijo que tenia tres coños, el superior, mi boca, el inferior, mi coño, y el trasero, mi culo. El era el propietario de todos mis agujeros y nadie tenia permiso a usarlo sin su permiso.

Mi Amo controlaba todos los aspectos de mi sexualidad. No me permitía masturbarme sin su permiso. En una ocasión me hizo estar dos semanas sin correrme aunque tenia que tocarme tres veces al día.

Me hizo pedirle permiso para tener sexo con mi marido, mi Amo me indicaba que agujero podía usar en cada ocasión. Me hizo tener sexo anal por primera vez. Estaba pensando en que iba a ordenarme seducir a una de mis amigas para que aprendiera a comer un coño.

Me hacia masturbarme en el trabajo en mi mesa y en el baño con alguien en el cubículo de al lado, me hacia masturbarme en el aseo de mis padres cuando íbamos de visita con toda la familia al otro lado de la puerta.

Me hizo que bebiera mi propia orina.

Un día me obligo a llevar el tapón anal al trabajo y que me masturbara durante las reuniones.

Entonces empezó a pedirme fotos, quería comprobar que estaba cumpliendo sus ordenes. Le mande lo que me pidió siendo muy cuidadosa de que no se viera mi cara pero le mande todo lo que me pidió:

Mis tres dedos en mi vagina

Bebiendo un cuenco de mi orina

Lamiendo el tapón anal para limpiarlo

practicando la garganta profunda con el vibrador mas grande

Mi clítoris pinzado con las pinzas de la ropa y mis ubres con la palabra cerda follable escrito en mi pecho con pintalabios rojo.

Un día me ordeno que no podía masturbarme con mis manos o dedos y que debía empezar a restregarme sobre diversos objetos, como zapatos, botellas de champú, almohadas o mueble. Era la única manera en la que me estaba permitido correme hasta nueva orden, no era fácil pero me las apañe.

Ahí empezó mi romance con la mesa del comedor, me di cuenta que la manera mas fácil era ponerme a cuatro patas y colocar mi coño contra una de las patas de la mesa levantando un poco una de las piernas conseguía suficiente presión sobre mi coño y frotándome podía correrme, me volví una experta, solo me llevaba 10 minutos para correrme, hacia oink como una cerda cada vez que me corría, siempre lo hago.

Parte de mi entrenamiento era mantener el blog de mi Amo. Cada día tenia que entrar y ver todos sus publicaciones. El continuo publicando todas las imágenes que encontraba mujeres siendo degradadas, humilladas y vejadas.

En alguna ocasión, no a menudo, había alguna imagen de una amateur con la frase cerda follable escrito sobre su pecho. Muchas de estas mujeres mostraban sus caras sonriendo a la cámara. Estas imágenes me seguían sorprendiendo, ¿porque hacían. eso?, ¿no podría eso arruinar sus vidas?

Continuara...

Relacionado por Etiquetas

Comentarios

Deje su comentario

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre